22 mar. 2012

"Quiero ser un dibujo anime"

El mundo anime lleva a cometer locuras insólitas a jóvenes de todo el mundo. De asistir a convenciones disfrazados de sus personajes favoritos a realmente parecer uno de ellos.

Este es el caso de Jacqueline Koh, una joven de Singapur obsesionada por el mundo anime que invirtió mas de 136.000 dólares para transformar su rostro y parecer una caricatura de un personaje de estos.
La joven, no contenta con su propio cuerpo y tras intentos inútiles de maquillaje, decidió operarse para conseguir tener esos curiosos rasgos. Su objetivo: tener grandes ojos, nariz pequeña, rostro delgado, mentón pequeño, y unos buenos pechos, todo un reto para los cirujanos.


Lipo-escultura para reducir su contorno corporal, cirugía en los parpados, rinoplastia, aumento de senos, una larga lista de operaciones, y un gasto de mil dólares anuales para costear mas tratamientos que le servirá para conservar sus nuevos rasgos.... todo por parecer un dibujo anime.

¿Hasta dónde puede llegar la obsesión por algo?