30 jul. 2011

Un obús para aliviar hemorroides

Un viejo veterano de la Segunda Guerra Mundial tenía hemorroides y solo se le ocurrió que para aliviarlas debía introducir en su ano nada más y nada menos que un pequeño obús antiaéreo de 18cm de largo, que es la solución mas lógica y normal que recomienda la Organización Mundial de la Salud en estos casos.


Se lo introdujo unas cuantas veces (según las indicaciones del prospecto), pero un día no lo pudo sacar y se vio obligado a ir a urgencias. Cuando el medico se disponía a extraerlo el paciente le dijo que lo tocara con cuidado porque el obús tenia munición suficiente como para derribar un caza Messerschmitt.

Visto el panorama, y por si acaso aquella situación terminase en algún "Pedo" (nunca mejor dicho), el medico llamó a los artificieros que tuvieron que instalar una mampara protectora alrededor de dicho paciente y así poderle extraer el artefacto del culo y desactivarlo. Lo que nunca se ha llegado a saber es si a este hombre se le curaron finalmente las hemorroides.