2 jul. 2012

Las rugbiers extremeñas pisan muy fuerte

El rugby femenino no deja de sorprender en su segundo año de vida competitiva en Extremadura. Después de un inicio algo costoso para todos los equipos y de vivencias inolvidables, veinticuatro chicas consiguieron llegar a representar (y muy bien) a la comunidad autónoma en el Campeonato de España B de selecciones autónomas, en Madrid, donde consiguieron ser subcampeonas. 

Imagen retocada (fuente: elperiodicoextremadura)
Lau, Isa, Zai, Vero, Sara González, Sara, Nuria, Lucía Blanco, Ester, Lucía, Candela, Pame, Fany, Laly, María, Gloria, Cristina, Patro... todas ellas (y algunas que se quedan en el tintero) son las que, junto con sus demás compañeras de equipo, han escrito la historia del rugby femenino en tierras extremeñas.

Pero el fenómeno se extiende mucho más allá y promete grandes emociones para un deporte que se abre hueco de manera imparable. 

La primera selección extremeña de rugby femenino de la historia estaba compuesta por chicas del CAR Cáceres, Irlandesas del Valle del Jerte (Plasencia)Gladiadoras de la AAR MéridaVegas Altas RC y Leonas del CR Badajoz. Lo recordó un no menos histórico jugador extremeño, Raúl Martín, en un artículo de opinión: "este es el primer año que se disputa la Liga Regional Femenina y ha arrancado con la friolera de siete equipos, los mismos que en categoría masculina, un éxito que nadie se esperaba", escribía Martín.
En efecto. Competitivamente no fallaron las extremeñas, alborozadas al final del campeonato con sus respectivos equipos y, por supuesto, con el combinado regional, que cayó con lógica ante una potencia como Valencia.
El torrente de solidaridad que se formó tras el último partido con la lesión (que finalmente no fue grave) de la jugadora del Vegas Altas Patro, fue uno de los ejemplos que se pudo ver en las rugbiers extremeñas. Después del encuentro ante Murcia, que ganaron por 30 - 5, acudieron al hospital para comprobar que su compañera no tenía una dolencia importante y pudieron regresar con ella.

ORGULLO
Los seleccionadores, Emilio Herrero y Francisco de Borja Marcos, con los delegados Mariano Amaro y Manuel Martín, también mostraron al final su satisfacción por el hecho de haberse consolidado el grupo, orgulloso siempre de representar a la comunidad.
"Mujeres de toda edad y condición social se han juntado, desde chicas que todavía están en el instituto a profesionales que superan la treintena. (...) Todas juntas participan con ilusión en los entrenamientos y comparten las aventuras y desventuras de los partidos", Raúl Martín. 

El camino está escrito. El rugby y las chicas al poder del deporte extremeño, el mejor tercer tiempo de los que se juegan. A cada cual más grande. Increíbles chicas que no se conforman y quieren llegar a lo más alto. 

Enhorabuena, niñas.

Extractos fuente de: elperiodicoextremadura.com