23 dic. 2009

Sala "Decúmanus" de Mérida

El 17 de diciembre Mérida abrió la Sala "Decúmanus" en la esquina entre la Calle Santa Eulalia y la Puerta de la Villa, en época romana el Decúmanus Máximus y una de las principales puertas de Emérita Augusta, un espacio que contiene numerosos restos arqueológicos y que se recupera para actividades culturales y, en general, sociales.

Mérida se caracteriza porque la trama urbana está fosilizada, es decir, que la actual estructura de las calles y plazas es similar a la de hace 2.000 años, por lo que en su visita se puede comprobar cómo funcionaba una urbe romana. Además, perviven elementos de Emérita Augusta como puentes, acueductos, el Teatro y, en este caso, el Decúmanus Máximus, hoy Calle Santa Eulalia, donde durante dos milenios se ha mantenido la vida artesanal, comercial y, en general, social.

Es una instalación cuyo solar se excavó en los años 80 y donde se halló la calle romana, entonces y hoy la principal de la ciudad.

Este sorprendente hallazgo llevó a los arqueólogos a la conclusión de que se trataba de un lugar de reunión para el culto cristiano, realizado posiblemente en el siglo III, cuando esta religión estaba muy extendida en la sociedad romana, pero algunos emperadores dictaban su persecución.

Los expertos que han estudiado el lugar han datado la representación del crismón en una etapa de permisión o ya de oficialidad cristiana, previsiblemente en el siglo IV.
La Sala Decumanus completa su uso con una sala de conferencias en la que se celebrarán jornadas científicas, congresos y seminarios, y será la nueva Aula Mecenas, en la que se impartirán los cursos de arqueología del Consorcio. Además, la sala estará disponible para otros colectivos ciudadanos.


_________

Esta mañana he estado por el centro con mi amigo Javi y se nos ha ocurrido entrar (sobre todo por echar un vistazo) y lo recomiendo!